Espacios no mixtos

Muchas veces pensamos, sobre todo dentro de los movimientos de base, que la división (y más si es por géneros), es perjudicial para el aprendizaje. Fundamentalmente desde esta formación estamos muy de acuerdo con esta premisa. Sin embargo, cuando se organizan espacios de trabajo no mixto tiene un claro objetivo pedagógico: pensemos qué pasaría si en nuestro trabajo tuviésemos que trabajar con nuestra familia y tuviésemos que explicarle a ese primo que tanto se diferencia de mi, cómo organizar las tareas del día, pensemos en lo complicado que se sería para un profesor de física avanzada, explicar nociones básicas de matemáticas, porque en su clase siempre entran personas de Antropología.

Vivir en una sociedad diversa es un gran avance social, significa que estamos permanentemente reconociendo individualidades diferentes y tenemos la posibilidad de nutrirnos unas de otras, sin embargo, cuando queremos profundizar en un contenido, nos debemos juntar grupos de personas que tengamos una experiencia común para poder identificarlo, reconocerlo, investigarlo…

Lamentablemente nuestra sociedad actual ha ido diferenciando enormemente los contenidos que nos proporcionan a chicos y chicas, tanto así, que esa diferenciación se inicia incluso antes de nacer (cuando en la ecografía de los 5 meses le dicen a una futura madre, el sexo de su bebé). Desde entonces, comenzamos a hablarle a esa nueva vida de maneras muy distintas: princesa!, le llamamos si nos enteramos que es niña o Fortachón! si es niño.

Poco a poco, a medida que vamos creciendo, esta diferenciación de contenidos va performando nuestra realidad a tal punto que a muchos les cuesta identificar sus emociones y hablar de ellas y a otras les cuesta identificar el tiempo personal, del tiempo familiar o de pareja. Por lo tanto, para poder reconocer hasta donde nos ha influido esta formación diferenciada en nuestra personalidad actual, hemos diseñado un par de sesiones “no mixtas” o desagregadas que nos permitan profundizar en las experiencias que más nos han marcado.

La primera de las sesiones desagregadas la hemos dirigido a reconocer los elementos comunes que, tanto a chicos como a chicas, nos han ido marcando en nuestra formación psicológica, social y cultural. Desde allí hemos abordado un trabajo biográfico que ha derivado, en algunos casos, en imágenes como la que vemos en la portada de este post.

No te pierdas la siguiente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: